Saltar navegación

Mapa de librerías de libro antiguo y de ocasión en Madrid

"Borges solía repetir que se sentía muy orgulloso de los libros que había leído, no así de los libros que había escrito. Esa confesión de lector adicto e impenitente me ha parecido siempre una definición acertadísima de lo que muchos escritores sentimos cuando leemos, que es algo incomparablemente más intenso y profundo que lo que experimentamos cuando escribimos. Para leer hacen falta libros. Y donde viven los libros es en las librerías.

He recorrido desde mi primera juventud prácticamente todas las librerías de viejo madrileñas, que ahora la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento capitalino ha cartografiado para informar a la gente de que existen, de que son muchas, sesenta y ocho en total, y de que están deseando recibir visitas. Y no solo para hacer gasto, que también, sino para disfrutar de los jugosos diálogos que surgen del contacto con el librero y que pueden tratar de cualquier cosa, aunque los temas librescos protagonicen mayoritariamente esas charla. Las librerías de viejo son santuarios en los que el papel es el rey.El coleccionismo de papel es uno de los más extendidos en todo el planeta, y la criatura de papel por excelencia es el libro.

Leer libros en la tablilla cibernética es pertinente y hasta aconsejable en un mundo como el nuestro, sometido a la prisa y al estrés que esta conlleva. Pero no cabe la menor duda de que es una operación infinitamente menos gozosa, menos sensual y apetecible que la que se centra en el contacto directo y exclusivo con lo que los romanos llamaron codex, que equivale a nuestro libro y que, desde el punto de vista tecnológico, constituye un alarde de perfección. Al primero que se le ocurrió sustituir el volumen o rollo por el codex tendríamos que dedicarle un monumento. Las librerías de viejo existen para celebrar la fiesta del hallazgo fortuito.

Cuando acudimos a las páginas de Internet centradas en la venta de libros antiguos y agotados, sabemos lo que queremos conseguir, buscamos aquello que previamente hemos tecleado para ver si aparece en la pantalla. En las librerías de viejo el azar es quien manda. Hay ocasiones en que encontraremos ese libro por el que suspirábamos  desde la primera adolescencia. Otras veces fracasaremos en nuestra misión, pero habremos navegado a toda vela por el océano interminable de los libros, haciendo nuestra aquella sentencia que se lee en las Vidas paralelas de Plutarco y que, traducida al español, suena como sigue: "Navegar es necesario, vivir no lo es". Yo diría que esa frase alude a la necesidad que tenemos los seres humanos de no quedarnos para siempre en el mismo sitio.

Pero si conseguimos armonizar la navegación por los océanos procelosos de la bibliofilia y el gusto por la vida que habita en cada página del libro que nos está esperando desde su estante en cualquier librería de viejo, miel sobre hojuelas. Sesenta y ocho establecimientos donde esa fusión se realiza están ahora a tu disposición, querido lector, en el mapa que nos proporciona el Concejo madrileño. Un auténtico mapa del tesoro que hubiese hecho las delicias de Long  John Silver y de su joven amigo Jim Hawkins. Por lo menos."

Luis Alberto de Cuenca.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar