Saltar navegación

La Real Cárcel de Corte. El Palacio de Santa Cruz

Tuvo presos a lo largo de su historia a personalidades relevantes como el dramaturgo Lope de Vega, el político Pascual Madoz, el poeta Espronceda, el general Rafael del Riego y el bandolero Luis Candelas.

La Real Cárcel de Corte de Madrid, actual palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, supuso un hito arquitectónico en la política penitenciaria, ya que fue construida bajo las nuevas teorías de los penalistas de la época, Cristóbal Chaves, Cerdán de Tallada y Bernardino de Sandoval que proponían que se compaginara la seguridad con el respeto a las personas. En su construcción se debía tener en cuenta la entrada del aire, la luz, la limpieza y que los encargados de administrar justicia pudieran desempeñar sus funciones cómodamente.

En 1561 Felipe II había trasladado la corte a Madrid, hasta ese momento itinerante. Madrid carecía de una cárcel digna en la ciudad y por ello los Alcaldes de la Villa utilizaban un sistema que era denominado de ‘Requisa Temporal’, que consistía en que el edificio requisado pasaba a ser cárcel durante un periodo. Esta situación provocó que muchos vecinos perjudicados solicitaran al Concejo la construcción de una Cárcel de Estado a expensa de la villa. En 1541 se adquieren unas casas en la Plaza de la Iglesia de la Santa Cruz y dos años más tarde, la cárcel estaba terminada. Desde siempre, la Iglesia de la Santa cruz y la cárcel aparecen vinculados, ya que la Cofradía de la Caridad era la encargada de acompañar a los presos en la pena capital y hacerse cargo de todo el proceso hasta su enterramiento con un medido ritual.  En 1621, esta primera cárcel se encontraba en estado ruinoso y el Concejo volvió a utilizar el sistema de ‘Requisa Temporal’.Se requisaron dos caserones en la calle del Salvador. La cárcel también albergaba a los Alcaldes de Casa y Corte, que era una institución encargada de las funciones judiciales y del gobierno de la ciudad.

En 1627 los Alcaldes de Casa y Corte promueven la creación de una nueva cárcel, pero este ambicioso proyecto exigía grandes sumas de dinero y no era suficiente con la aportación del Concejo de Castilla, por lo que fue el pueblo de Madrid por medio de una sisa en consumo de vino quien financio la obra. Se adquieren unos los terrenos al este de la Plaza Mayor, antiguo arrabal de la Santa Cruz, y se derriba el caserío en la actual Plaza de la Provincia.

          Plano de la Real Cárcel de Corte

Dos años más tarde se colocó la primera piedra y el proyecto corrió a cargo del arquitecto Juan Gómez de Mora en el que se estableció un dialogo arquitectónico con la Plaza Mayor. El edificio tiene una planta rectangular con un sistema de dos patios cuadrados en cuyo eje central se encuentra un vestíbulo que conduce a la escalera que sirve de conexión entre los interiores y la capilla.

La fachada es simétrica, con dos torres en los extremos rematadas en Chapitel y toda supeditada al acceso principal. Gómez de Mora lo concibe como un gran retablo con columnas dóricas que articulan la composición de dos plantas, como el resto de la fachada, y un ático que sobresale por encima de la línea de la cubierta. En 1636 la obra está   finalizada y se trasladan los Alcaldes de Casa y Corte, posteriormente los presos, que se fueron clasificaron por sexos, tipo de pena y peligrosidad. Llegando incluso a  tener un patio llamado de ejercicio para que los presos pudieran pasear a determinadas horas. 

Con el paso del tiempo la cárcel se quedó pequeña y en tiempos de Carlos III, en 1786, se adquirieron los terrenos de la calle Concepción Jerónima, en la trasera de la cárcel donde se encontraba el convento del Salvador. En 1791 en plenas obras de ampliación se incendia la Real Cárcel de Corte, incendio que fue sofocado bajo la dirección del arquitecto Juan de Villanueva, quien posteriormente haría su reconstrucción, siguiendo el modelo de Gómez de Mora. Una vez adaptado el convento del Salvador en cárcel, son trasladados los presos. En 1793 cuando finalizan las obras de reconstrucción de la antigua cárcel de corte se convierte en Palacio de la Audiencia.

          Grabado de la Plaza de la Provincia

Pie de foto: Grabado de la Plaza de la Provincia con la fachada de la Real Cárcel de Corte y la fuente de Orfeo. Poco a poco se convirtió en un espacio relevante de Madrid por estar allí situada la Audiencia.

Será en 1848 cuando la cárcel instalada en el antiguo Convento del Salvador amenaza ruina y el Ayuntamiento subasta el edificio, adquiriéndolo Antonio Fernández Casariego, para construir una casa de pisos que será expropiada en 1941 para la ampliación del palacio de la Santa Cruz.

El palacio de la Audiencia en 1885 pasara a ser el Ministerio de Ultramar y tras el desastre de en 1898 y la independencia colonial quedará vacío hasta que en 1900 se traslade al palacio de Santa Cruz el Ministerio de Estado, que en 1938 pasara a denominarse de Asuntos Exteriores. Durante este periodo se habían acristalado los patios y embellecido algunas estancias. Con la ampliación de las funciones del Ministerio muchas dependencias tuvieron que ser trasladas a otros edificios y ante la necesidad de ampliación, en 1941, se expropian las casas de Fernández Casariego cuyo solar había sido vendido por el Ayuntamiento y que ocupaban el espacio de la ampliación de la cárcel,  entre las calles  la Concepción que Jerónima, calle del Salvador y Santo Tomás (antiguo convento del salvador y la ampliación de la cárcel).

Entre 1945 y 1950 el arquitecto Pedro Muguruza, siguiendo el modelo de la Real Cárcel de Corte, diseña un edificio entre los dos con planta en forma de paralelogramo con un patio interior central antiguo patio de la audiencia comunicando ambos palacios por un callejón aéreo.

Vota este contenido

Indica tu puntuación del 1 al 5

Resultado:

42 votos
  • Muy interesante

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar