Saltar navegación

La nueva Plaza de España

La historia de una de las principales parcelas históricas de la capital (37.000 metros cuadrados) va unida al desarrollo urbano de la ciudad de Madrid.

La Plaza de España, está ubicada en el espacio que antes ocupaba el Prado de Leganitos, una de las zonas más privilegiadas de la ciudad de Madrid tanto por sus vistas como por ser una zona rica en huertos debido a la calidad de agua, y porque albergaba varias casas de nobles de la época.

Plano de Mancelli de 1623, espacio que ocupará la futura Plaza de España recorrido por el arroyo de Leganitos     Plano de Texeira de 1656.El área ocupada por la futura plaza de San Marcial, precedente de la de España, con la Fuente del Palo.  

Plano de Mancelli de 1623, espacio que ocupará la futura Plaza de España recorrido por el arroyo de Leganitos.

Plano de Texeira de 1656.El área ocupada por la futura plaza de San Marcial, precedente de la de España, con la Fuente del Palo.

Durante el siglo XVIII se irá diluyendo su carácter rural, y será con Felipe V cuando se inicia un periodo de reformas que culminará con Carlos III, de la mano del arquitecto e ingeniero miliar Francesco de Sabatini.

Entre 1767 y 1778 se realizan los paseos arbolados, se renueva la Cuesta de San Vicente con la puerta del mismo nombre, se levantan las Caballerizas Reales en el actual espacio que ocupan los Jardines de Sabatini, y se edifica el Palacio de los Secretarios de Estado que recibirá el nombre de Godoy por ser su primer morador.              

En 1786 Carlos III encarga a Francesco de Sabatini la construcción de un nuevo convento para los monjes franciscanos descalzos de San Pedro de Alcántara, en un terreno adquirido al Príncipe Pío y al duque de Osuna, en el conocido como el Prado de Leganitos, frente a la actual calle Bailen, en el espacio que actualmente ocupa la Plaza de España. Esta construcción se paraliza a los tres años para ser reconvertido en el “Cuartel de caballería de Leganitos” o de “San Gil” para lo que se desmonta la obra ya comenzada y se construye un nuevo edificio diseñado también por Sabatini.

Plano topográfico de Madrid de Pedro Lezcano    

  Cuartel de San Gil maqueta de Gil de Palacios

Plano topográfico de Madrid de Pedro Lezcano,  1812

Cuartel de San Gil maqueta de Gil de Palacios, 1830

 Las obras avanzaron con rapidez y tras un parón, por La guerra de la Independencia Española, en 1851 el edificio estuvo acabado pasando con posterioridad, de Patrimonio Real a Patrimonio del Estado. 

 Plano de Ibáñez Ibero 1879. Con la plaza de San Marcial, que será el inicio de la Plaza de España  Plaza de San Marcial y cuartel de San Gil en 1864. Museo de Historia.

Plano de Ibáñez Ibero 1879. Con la plaza de San Marcial, que será el inicio de la Plaza de España. 

Plaza de San Marcial y cuartel de San Gil en 1864. Museo de Historia.

 

Delante de la fachada se estableció una plaza de armas a la que se denominó de “San Marcial” lugar donde formaban las tropas y que fue el origen de la Plaza de España, y en 1856 se coloca la Fuente de la Reina diseñada por el arquitecto Martín López Aguado, cuya función era abastecer de agua a los ciudadanos.

La ubicación del Cuartel de San Gil suponía un obstáculo para el crecimiento de Madrid y será el urbanista Ángel Fernández de los Ríos quien propone en el año 1868 el derribo del cuartel para prolongar la calle Bailen hasta el palacio de Liria, aunque no será hasta 1907 cuando se apruebe su demolición.

En el año 1910 se inicia la construcción de la Gran Vía madrileña, que venía a resolver el problema de comunicación entre el centro de Madrid y el barrio de Arguelles. La Gran Vía, fue planificada en tres tramos, entre 1910 y 1917 se realiza el primer tramo, de la calle Alcalá hasta la Red de San Luis. El segundo tramo, el de la Plaza de Callao se finaliza en 1922 y el último, el de la plaza de España, abarcará el período de 1925 a 1940.

En 1910 se lleva a cabo la demolición del cuartel de San Gil. En ese momento el Ayuntamiento solicita al Estado los terrenos que ocupaban el Cuartel y la Plaza de San Marcial que eran de su propiedad, para la realización de una plaza al final de la Gran Vía, que podría llamarse de España y donde se colocaría un monumento a Cervantes.

Jesús Carrasco-Muñoz Encina se hizo cargo del anteproyecto pero no se llega a materializarse hasta 1911 cuando se aprueba un segundo plano que anticipaba el proyecto de la futura plaza.

Plaza de España en 1917   Monumento a Cervantes 1930

Plaza de España en 1917

Monumento a Cervantes 1930

En 1917 la plaza se lleva a cabo con un diseño geométrico configurado a través de seis parterres subdivididos, para facilitar la circulación de los viandantes. También se diseña un espacio central de forma cuadrada que albergará la futura fuente.

Previamente, en 1916 el Ayuntamiento había convocado un concurso para la realización de la “Fuente del Idioma Castellano”, también conocida como de “Miguel de Cervantes”, cuyos ganadores fueron los arquitectos Rafael Martínez Zapatero, Pedro Muguruza y el escultor Lorenzo Couillaut Varela. Las obras se inician en 1925 y finalizan en 1930.

 Plaza de España. Plano parcelario de Madrid de, 1929           Plaza de España en 1956.

Plaza de España. Plano parcelario de Madrid de 1929      

Plaza de España. Plano parcelario de Madrid. 1940 -1950

En el plazo de 30 años la plaza sufre distintas modificaciones, una de las más importantes es la adaptación de la plazuela central para albergar el monumento a Cervantes. 

Plaza de España en 1943   Plaza de España en 1956

 Plaza de España en 1943

Plaza de España en 1956

 El Ayuntamiento de Madrid, irá realizando labores de mantenimiento, pero será en la segunda mitad del siglo XX hacia el año 1969 cuando acomete importantes reformas y actuaciones globales sobre el paisaje urbano de la Plaza, con la ayuda del arquitecto municipal Manuel Herrero Palacios y del escultor Antonio Campillo, como la edificación de la fuente del Nacimiento del Agua, también conocida como la de las Conchas, en el eje viario Princesa- Gran Vía.

  

         

Se modifican los parterres y se crea un nexo entre la fuente de las Conchas y el monumento a Cervantes con dos parterres y una superficie perimetral arbolada.

Pero con el paso de los años la plaza no recibe las necesarias reformas integrales lo que conlleva a una evidente degradación debido al excesivo tránsito de la zona.

En 2014 el Ayuntamiento de Madrid baraja la idea de realizar intervenciones en la Plaza, siendo alcaldesa de la ciudad de Madrid, Ana María Botella.

Posteriormente en el año 2016 el Ayuntamiento de Manuela Carmena lanza a los ciudadanos la propuesta de un concurso de ideas para la configuración de la misma.  

En 2017 con una exitosa participación ciudadana de 200.000 personas, se selecciona como ganador el proyecto de los estudios Porras-La Casta y Estudio Guadiana, denominado “Welcome Mother Nature”.

En mayo de 2019 dan comienzo las obras, y la nueva Plaza de España ha sido recientemente inaugurada en noviembre de 2021.

Proyecto de la Plaza de España, 2017

 

La actual reforma destaca el carácter cívico de la Plaza y la divide en dos zonas, una conectada a la Gran Vía, y otra al sur, que desciende hasta la Casa de Campo.

El resultado será un entorno verde y accesible, con la plantación de cerca de un millar de árboles de diferentes especies autóctonas compatibles con las ya existentes, que integrará todos los modos de movilidad y que sitúa al peatón en el centro. El nuevo paseo que se habilitará es, precisamente, la principal característica del enclave tras la reforma. A partir de ahora los madrileños y visitantes, podrán caminar desde la plaza de España a los Jardines de Sabatini o a la Casa de Campo a través de un nuevo pasillo verde libre de vehículos y humos que incluye un carril bici.

La fórmula de recuperar el área para los ciudadanos se traduce en una ampliación de las aceras frente al edificio España, donde los actuales nueve carriles se reducirán a cinco. El paso elevado de Bailen será peatonalizado y formara un pasillo verde, mientras el tráfico será desviado por un nuevo túnel al que se accede a la altura de la Catedral de la Almudena, y que desembocará en la calle Ferraz. 

 

         

Imágenes de la nueva Plaza de España extraídas de diario.madrid.es

 

Los característicos elementos decorativos de la Plaza de España, como laFuente del Nacimiento del Agua, se ha trasladado al sur cerca del templo de Debot, y se ha colocado otra fuente de reciente nueva construcción inspirada en el cielo de Madrid, que se ha ubicado entre la Plaza de España y los Jardines de Sabatini.

Con la recién inaugurada Plaza de España, la ciudad de Madrid tendrá un nuevo paseo en uno de los puntos más singulares y atractivos de la ciudad, tanto por su valor histórico como patrimonial. El Parque del Oeste, los Jardines de Sabatini, el Campo del Moro, Madrid Río y la Casa de Campo estarán a partir de ahora unidos en un solo eje que cambiará la fisonomía de la ciudad y se convertirá en nuevo polo turístico. 

Vota este contenido

Indica tu puntuación del 1 al 5

Resultado:

43 votos
  • Muy interesante

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar