La Torre de los Huesos

En el aparcamiento subterráneo de la Plaza de Oriente, tras un enorme cristal, nos encontramos una torre con casi mil años de antigüedad.  

Se trata de una atalaya islámica del siglo XI, descubierta durante las obras de construcción del aparcamiento subterráneo de la Plaza de Oriente.

Su función durante la dominación árabe era la vigilancia del barranco del arroyo del Arenal, existente entonces junto al lugar que ocupa actualmente el Palacio Real.

Tras la conquista cristiana, fue incorporada como torre albarrana a la muralla cristiana para proteger la fuente de los Caños del Peral, que se encontraban en la actual Plaza de Isabel II y asegurar la puerta de Valnadú, situada en la confluencia de las calles Unión y Vergara, junto al Teatro Real.

La torre tiene una planta cuadrangular de 3,65 por 3,40 metros,  elaborada con sílex y piedra caliza con sillares.

El nombre de Torre de los Huesos  se debe a su situación, muy próxima a un cementerio musulmán ubicado por esta zona y al que se le conocía como ‘Huesa del Raf’.

Para visitar este resto arqueológico solamente hay que bajar a la primera planta del aparcamiento y buscar la zona acristalada que lo protege.

 

Vota este contenido

Indica tu puntuación del 1 al 5

Resultado:

63 votos

  • Muy interesante

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar