Saltar navegación

Somos camaleónicos mientras duran las obras

Fotografía de la fachada de la biblioteca David Gistau con andamios de obra.

Esta es la historia que tenemos entre manos.

Ocurrió que sobrevinieron las obras en el Centro Cultural Buenavista (Avda. de los Toreros, 5) para ejecutar un proyecto de obra nueva que abordase la ampliación del Centro Cultural además de la reforma integral del edificio de la antigua Casa de Baños (construido en tiempos republicanos). Se iniciaron el pasado mes de septiembre para cumplir con la normativa sobre accesibilidad.

Pasó que el Distrito de Salamanca con el cierre de la Biblioteca Pública Municipal David Gistau, (ubicada en el interior del Centro Cultural Buenavista) quedaba sin servicio público de lectura. La Biblioteca Manuel Alvar, de titularidad estatal y gestionada por la Camunidad Autónoma de Madrid, a pocas cuadras de distancia, cumplía algo más de dos años y cuatro meses cerrada desde que se iniciaron las obras de reforma, en aquel entonces.

La preocupación por las consecuencias de la coincidencia en el tiempo de estos cierres, sobre los usuarios y vecinos del barrio y del distrito, escaló en la red de bibliotecas públicas municipales hasta alumbrar la apertura de un Punto de Préstamo. ¿Sería posible encontrar un lugar adecuado y cercano?

Nos instalamos en la planta -1 del edificio de la calle Núñez de Balboa 40, facilitado por la Junta Municipal de Distrito de Salamanca. ¡Conseguimos una solución temporal para ofrecer préstamo de libros como servicio básico de lectura!

Este espacio cumple con la normativa de accesibilidad, las necesidades de confort en cuanto a iluminación, climatización, extracción y renovación del aire y está a una distancia a pie de 1,6 kilómetros de la anterior ubicación. Eso sí, la sala que alberga la colección tiene una superficie de solo unos 100 metros cuadrados. Se calculó que con la capacidad de las estanterías trasladadas, la selección alcanzaría los 8.000 títulos aproximadamente de literatura de ficción, fundamentalmente, para lectores infantiles, juveniles y adultos.  

Hasta aquí, lo que se proyectó como Punto de Préstamo. Una primera piel, con el color de la urgencia. Buscando más opciones de fomento de la lectura, se habilitó un espacio para ofrecer el servicio de internet al público y la lectura diaria de prensa. Se quedaba en el cajón, por imposibilidad de instalación, tener una hemeroteca con revistas, filmoteca y fonoteca.

La Junta Municipal cedió estas dos salas para la Biblioteca. Organizó y supervisa actualmente una Sala de Estudio, con 24 puestos. El color del optimismo comenzó a vislumbrarse. Andando un poco más, con los apoyos y recursos necesarios, se están utilizando el resto de aulas de la planta sótano, de forma coordinada y compartida con las otras entidades municipales del distrito que se ubican también aquí para desarrollar talleres.

Sumar entre todas las entidades, junto con el contexto de intercambios y colaboraciones habituales y nuevas establecidas, nos colorea de esperanza. Nos integramos en el nuevo barrio, contactando con los Colegios y las AMPAS.

¡Avanzamos! La biblioteca David Gistau no es ya un Punto de préstamo, nos convertimos en un espacio bibliotecario donde se reciben novedades literarias; se trabaja intensamente la información bibliográfica o de referencia; se complementa la limitación de los títulos disponibles con el servicio de préstamo intercentros; se recibe la presentación de la Muestra del Libro Infantil y Juvenil; se instala una primera exposición sobre Historia del Barrio de Salamanca; se llevan nuestros libros a otros lectores, los de Centros Juveniles Municipales mediante préstamos colectivos y el esfuerzo constante nos pigmenta e impulsa con más proyectos en marcha.

Se desarrollan otras actividades necesarias para favorecer la lectura, la escritura, las tertulias en inglés destinadas a público adulto. Los usuarios infantiles imprescindibles en nuestra labor de formar lectores desde edades muy tempranas cuentan con un Club de Lectura y sesiones para escuchar cuentos.

No estamos solos/as, pertenecemos a una red de 33 bibliotecas públicas municipales (la última San Fermín) que nos identifica y proporciona un color azul para avanzar juntas con los mismos objetivos pero adaptándonos camaleónicamente a las circunstancias.

Mientras se terminan las obras que nos permitan regresar a nuestra Casa de Baños, con algunos espacios más y las mejoras acabadas, os esperamos todo el equipo de la biblioteca que ha hecho posible la materialización de este proyecto en el Espacio Cultural Núñez de Balboa 40.

Vota este contenido

Indica tu puntuación del 1 al 5

Resultado:

22 votos
  • Sin interés

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar