Moratalaz se llena de música

Cabecera_FotoMoratalazsellenademusica_690x155

Encuentros maravillosos con gente maravillosa hacen que el trabajo en la biblioteca Miguel Delibes resulte especial y muy gratificante.

A veces, en la vida, hay encuentros mágicos que dan lugar a cosas maravillosas. Esto es exactamente lo que le ocurrió a la biblioteca Miguel Delibes cuando, allá por marzo de 2017, un musicólogo del distrito llamado Joaquín Camacho Ayerbe se acercó un día al mostrador de la biblioteca y nos explicó su pasión por la música culta y cómo esa pasión le había llevado a impartir de manera voluntaria y, a lo largo de muchos años, numerosos cursos y talleres en distintos centros del distrito.

Gracias a ese primer encuentro y a que nos pidió llevar a cabo esta actividad en nuestro centro, empezamos una colaboración muy estrecha en la que la biblioteca ponía el espacio, los medios técnicos y los y las asistentes, y Joaquín ponía su dilatada experiencia, amplio conocimiento, fuerte pasión e incansable energía.

A partir de ese momento, la biblioteca Miguel Delibes se llenó de música clásica o, mejor dicho, de música culta, como el propio Joaquín nos explicó que era correcto denominar a aquella música que engloba a la barroca, la clásica y la romántica.

CartelesMusica

Por las mañanas impartía su Curso de apreciación musical y posteriormente de Grandes períodos de la Música Culta, y por las tardes llevaba a cabo su Ciclo de talleres para apreciar y conocer la Música Clásica, y su Ciclo de audiciones comentadas. Además, siempre encontraba tiempo para realizar audiciones especiales de piezas únicas en fechas señaladas, como el Día de la música, Semana Santa, inicio de la primavera, el Día de todos los Santos, etc.

En 2020, al igual que ocurrió con numerosas actividades y proyectos, el coronavirus impidió continuar con la actividad, dejó la biblioteca en silencio y la sala donde se impartía, vacía, muy lejos de aquel bullicio que provocaba la gran acogida que entre nuestros usuarios y usuarias tuvieron siempre estos talleres, y que Joaquín se encargaba de calmar con la frase con la que normalmente arrancaban sus clases: ”La puntualidad y la ausencia de ruido son esenciales”.

clases

Afortunadamente, la necesidad de Joaquín de ayudar a que personas poco habituadas a la música culta, y con escasos o ningún conocimiento musical, pudieran disfrutar escuchando algunas obras conocidas de autores como Vivaldi, Mozart, Haydn, etc. no se limitó a estos magníficos cursos y talleres. También luchó incansablemente, junto a otras personas y entidades del distrito, para que Moratalaz contara con una Escuela de Música Municipal, muy demandada por sus vecinos.

Esta lucha culminó en la construcción de la misma, y la inauguración de la ansiada escuela tuvo lugar el pasado 3 de febrero, aún sin nombre y con sus 2.400 metros cuadrados de superficie esperando a que sus aulas y espacios se llenen de música y músicos.

escuela

Deseamos que este nuevo curso escolar permita a la biblioteca volver a retomar los Ciclos y Talleres que impartía Joaquín, porque cuando, fuera de nuestras paredes, se habla de Joaquín y de música culta, muchos podrían evocar la figura del Maestro Rodrigo y su magnífico Concierto de Aranjuez, pero aquí, en la biblioteca Miguel Delibes, solo podemos rememorar a nuestro maestro y musicólogo Joaquín Camacho Ayerbe, que siempre tendrá a su disposición nuestras salas y nuestro público.

Gracias, Joaquín, por enseñarnos a escuchar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar