Saltar navegación

Portazgo: El “quiero” de una biblioteca pequeña

Cartel entrada de la BPM Portazgo

A pesar de ser pequeña, la biblioteca de Portazgo está siempre abierta al barrio y ha realizado actividades para todos los públicos. 

Pocas veces las bibliotecas pequeñas tenemos la oportunidad de salir en las “noticias”. Confiamos en que con esta pequeña reseña se ponga en valor no solo a la biblioteca de Portazgo, sino a otras que como la nuestra lidian cada día con espacios reducidos, a veces compartidos con otros (en nuestro caso estamos junto al Centro Cultural Alberto Sánchez). Entre otros problemas, el hecho de compartir espacio genera a quienes nos visitan una confusión a la hora de diferenciarnos de nuestro “hermano mayor”, ya que creen que somos la misma institución, desconociendo que la biblioteca es un espacio bien diferenciado en cuanto a objetivos y contenidos.

Esta biblioteca reúne en pocos metros la sala de lectura y la sala infantil, mostradores, puestos de internet… y entremedias de todo esto, contamos con una colección razonablemente curiosa donde no falta de nada. Eso sí, cualquier actividad “extra” requiere por parte de los trabajadores de la biblioteca el estar moviendo continuamente el mobiliario como si fuéramos las Hermanas March preparando el espectáculo teatral para nuestras amigas en Navidad. El espacio que soporta estos continuos vaivenes es nuestra maravillosa sala infantil, a la que, unánimemente, consideramos nuestro valor más preciado.

                                           

La sala infantil –antes de la pandemia– fue testigo de las visitas de los colegios del entorno así como el lugar donde se llevaba a cabo nuestro taller de conversación de inglés, mientras que por la tarde se transformaba en improvisada sala de cine, de teatro o bien en el escenario de entregas de premios de cualquier evento, como el Concurso de Marcapáginas o uno propio que pusimos en marcha con el título de Libros contra Zombies. Con este concurso nuestro público infantil, gracias a sus lecturas y dibujos, lograban ser la vacuna que “curaba” a una serie de libros infectados por una terrible plaga zombie. Así que en esta pequeña aldea bibliotecaria de Portazgo ya nos anticipamos a la hora de utilizar la lectura como antídoto para los momentos difíciles, como muchos de nosotros –según distintos informes oficiales– hicimos en los duros meses de confinamiento.

También la sala infantil era el lugar donde se grababa una actividad pionera en la Red de Bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid: El Club de Bibliotubers, cuyo propósito era atraer a aquellos jóvenes que desaparecían de nuestras bibliotecas al entrar en la adolescencia. En el club se leían una serie de libros que abordaran asuntos que fueran atractivos a sus ojos. Dichas lecturas eran trabajadas entre todos y luego se grababa un pequeño vídeo donde vertían sus opiniones sobre el mismo. Combinábamos lecturas atractivas con pequeños vídeos llenos de humor que se subían al canal de YouTube de la Red de Bibliotecas del Ayuntamiento. Era una clara invitación a que otros chicos y chicas hicieran algo parecido y siguieran teniendo en cuenta a las bibliotecas como parte de sus recursos de ocio. Difícil tarea.

La biblioteca también ha salido al encuentro de otros públicos, como demuestra nuestra colaboración con la Fundación de Lesionados Medulares. En este caso éramos nosotros los que nos desplazábamos a su sede con algunos usuarios de nuestra biblioteca para proyectar una película y después realizar un coloquio inclusivo entre todos, recordándoles que nuestras puertas estaban abiertas para que siguieran profundizando en cualquier tema que les interesase.

Todo este trabajo no se puede realizar sin contar con gente fuertemente implicada como ha sido en nuestro caso. Profesionales que dan lo mejor de sí mismos para superar estas carencias con las que topamos cada día las bibliotecas pequeñas. Nuestro propósito es seguir manteniendo esta excelencia ahora y cuando volvamos a la normalidad. Queremos seguir siendo una biblioteca de referencia y querida en nuestro barrio donde todo aquel que venga se sienta plenamente satisfecho en sus deseos tanto de formarse como de ocupar su ocio. Conseguirlo es nuestra meta, y trabajamos diariamente para que ello ocurra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar