Accesibilidad en Bibliotecas

Hexágonos que contienen los siguientes dibujos: símbolo personas sordas, persona invidente, ojo, símbolo de mensaje de texto, persona anciana, auriculares, símbolo de escritura, persona embarazada, símbolo lenguaje de signos y persona en silla de ruedas.

Trabajamos cada día para hacer de las Bibliotecas un lugar accesible para todas las personas.

La accesibilidad es el grado por el cual un objeto, lugar o servicio pueda ser dispuesto o utilizado por cualquier persona, independientemente de las capacidades técnicas, cognitivas o físicas. Trabajamos para garantizar la accesibilidad e inclusividad a toda la ciudadanía.

Espacios, productos y servicios se consideran accesibles si se ajustan a los requerimientos funcionales y dimensionales, que garanticen su utilización autónoma y cómoda para personas con movilidad reducida o con cualquier otra limitación. La accesibilidad universal presupone la estrategia de diseño universal o diseño para todas las personas, que se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse.

Una buena accesibilidad es aquella que existe, pero que pasa desapercibida, excepto para las personas con problemas de movilidad o con limitaciones sensoriales, visuales o auditivas, que saben reconocer en qué momento se encuentran en un entorno accesible. Esta accesibilidad se consigue cuando las barreras se resuelven, o bien mediante el diseño desde el origen, o mediante ayudas técnicas o adaptaciones.

Puedes consultar también la Declaración de Accesibilidad Web del Portal de Bibliotecas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar