Ganadoras y ganadores del III Concurso de Microrrelatos: Gran Vía

Estos son las ganadoras y los ganadores de nuestro III Concurso de microrrelatos dedicado a la Gran Vía en su centenario, celebrado en el 2010


GANADOR 

ÁNGEL JOSÉ PÉREZ IZQUIERDO "EL VIAJERO"

Salió de la consulta médica con el fatal diagnóstico bajo el brazo y una idea fija en la cabeza: viajar, conocer mundo.

Recibido el consuelo de sus hijos, empezó a organizar rutas en la soledad de su casa y, aunque débil, pensó que tampoco tendría que alejarse mucho: alrededor de la Gran Vía estaba el Mundo. Así fue como con unos cuantos billetes y las pastillas necesarias que había conseguido del comprensivo médico, esa misma tarde visitó tres países. Recorrió el delta del Níger y aspiró el olor a mar en los brazos de la oscura Amina, su vista se perdió en las grandes llanuras ucranianas y acarició sus trigales en el pelo de Iryna y en la piel de Wei Ling apreció la delicadeza de la porcelana china y el aroma del cerezo en flor. A la noche, agotado, pensó en los viajes del día siguiente.

2º CLASIFICADO

PEDRO PEINADO GALISTEO "VÍAS"

- Habría que emplearse con el destornillador, los alicates, el martillo, el cincel. Empuñar las tenazas hasta descuajar uno a uno los clavos que arraigan bajo el brillo sin mácula de los maderos, fundir a golpes de soplete la coraza que se teje sin rasguños alrededor de su fortín. Será mejor recolectar dinamita, prender una mecha, excavar tierra adentro, morder, estudiar detenidamente cada mínima presunta fisura. Adelgazar cincuenta kilos, reblandecerse la carne, licuarse, filtrarse durante milenios, gota a gota, anegar la resistencia de los poros como una extasiada humedad, enamorada, ¡ah...!

- Yo no sé, macho, no lo veo -le contesta su amigo Ramón mientras caminan pensativos calle Gran Vía abajo- ¿Has probado a decirle algo bonito?

3ª CLASIFICADA

GOIZEDER LAMARIANO MARTÍN "LA HUIDA"

Me abro paso con codazos y empujones. No sé si piso el suelo o algún pie. Intento esquivar a las personas que adelanto y a las que vienen de frente, pero es casi imposible. Ha muchísima gente. Tiro a algún niño al suelo. Varias mujeres me gritan y me insultan. Pero me da igual. La gente me importa una mierda. Sólo quiero correr, alejarme, huir. Miro hacia atrás. No les veo. Pero no me fío. Sigo corriendo. Me han descubierto en Callao y he echado a correr por la Gran Vía hacia Cibeles. Empiezan a fallarme las piernas. Me cuesta mucho respirar, pero no puedo parar. Al final, de tanto correr, mi cuerpo no aguanta más. Me dejo caer al suelo y, poco a poco, vuelvo a respirar con normalidad. Tras unos instantes de descanso, extiendo la manta en el suelo, coloco los CDs y todo vuelve a empezar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar