La primera mujer astronauta

"Aquí Chaika. Veo el horizonte, una banda azul claro. Ahí está la Tierra, ¡qué hermosa es! Todo marcha espléndidamente"

Este fue el primer mensaje que la Cosmonauta Tereshkova envió desde el espacio a la base de Baikonur. “Chaika” significa Gaviota en ruso y era su nombre en clave y señal de llamada.

Valentina Tereshkova nació el 6 de marzo de 1937 en Máslennikovo, un pequeño pueblo en el centro de Rusia. Su padre era tractorista y su madre trabajaba en una fábrica textil. Valentina empezó el colegio con 8 años pero lo abandonó para empezar a trabajar. Completó sus estudios por correspondencia y en escuelas nocturnas, llegando a ser Ingeniera Técnica Industrial. Le gustaban las matemáticas, la historia, la música y el deporte, tanto que se apuntó al Aeroclub local donde comenzó a practicar el salto en paracaídas.

 

Cuando el programa aeroespacial ruso decidió que enviaría a una mujer al espacio, empezó su búsqueda de candidatas por los clubs de paracaidismo por dos motivos: los cosmonautas siempre procedían del ejército, pero en ese momento no había mujeres piloto. Además la nave que tripularía, la Vostok, no tenía dispositivo para aterrizar, los ocupantes eran eyectados desde 6000 metros de altura y caían en paracaídas.

Valentina fue seleccionada de entre más de cuatrocientas aspirantes. Así comenzaría una dura etapa en el Centro de Entrenamiento para Cosmonautas, donde se sometía a un duro entrenamiento físico para habituarse a la ausencia de gravedad. Al mismo tiempo que se formaba en el aspecto teórico, tenía que estudiar matemáticas, astronomía, física, computación, navegación espacial, etc..

 

Y llegó el día: el 16 de junio de 1963 a las 9:29 la Vostok 6 despegaba de la base espacial de Bainokur. En ese momento Valentina tenía tan solo 26 años. Condujo la nave durante 3 días, orbitando la Tierra 48 veces. Durante ese tiempo tuvo que hacer frente a distintos problemas técnicos que surgieron y además, realizó numerosas pruebas y experimentos relacionados con la radiocomunicación.

El aterrizaje de Tereshkova se produjo el 19 de junio. Sin embargo, su hazaña pasó desapercibida en gran parte del mundo occidental debido sobre todo a la Guerra Fría.  Después de su viaje se graduó como ingeniera espacial y siguió vinculada a la formación de cosmonautas. Se dedicó también a la política y se convirtió en una gran defensora de los derechos de la mujer, hasta el punto de ser reconocida como “La mujer del siglo XX”.

 

Si quieres saber más sobre el espacio y los astronautas, encontrarás libros en los números 52 y 629 de la sala infantil de tu biblioteca.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar