Modernas de Madrid, las 'Sinsombrero'

El primer tercio del siglo XX representa la época en la que la mujer empieza a tener voz propia.  Mujeres que comprendieron su lugar en la sociedad española, su poder, su condición, su silencio y su palabra. Ellas crearon su propia imagen lejos de los estereotipos, en una clara revolución de la cotidianidad.

La campaña misógina trata de desacreditar a la mujer moderna considerándola antinatural y enemiga de la familia tradicional. Estándares incubados desde el siglo XIX por ilustres figuras como Schopenhauer, Kierkegaard o Nietzsche y que continuaron con la Generación del 98 en España, quienes pensaban que las mujeres modernas  representaban un ataque a la familia.

                  

Durante la I Guerra Mundial, la mujer adquirió una fuerte presencia en el mundo del trabajo y la industria. Finalizada la guerra, se intensificó el esfuerzo del patriarcado por mantener a la mujer en la esfera privada.

La Generación del 27 es otro ejemplo más en la campaña contra las mujeres modernas, cuya obra quedó ensombrecida u ocultada por la de sus compañeros, los hombres de su generación.

Un buen ejemplo de esta visión negativa de la mujer moderna lo representa el Doctor Gregorio Marañón, quién llegó a afirmar que “el único poder que la mujer española tiene es glandular porque puede dominar a los poderosos con sus atributos sexuales”. Lamentables opiniones como esta deseaban mantener intacto el patriarcado y atemorizar a la mujer que pretendía transgredir las leyes sociales.

                   

Afortunadamente, el siglo XXI ha reconocido el trabajo de pensadoras y artistas como Maruja Mallo, Ángeles Santos, Rosa Chacel, Josefina de la Torre o María Zambrano, conocidas como las "Sinsombrero". El nombre responde al gesto de rebeldía que protagonizaron algunas de estas mujeres junto a Salvador Dalí y Federico García Lorca un día en la Puerta del Sol.

La mayoría de ellas residieron y estudiaron en Madrid. Se relacionaron con intelectuales de la conocida Residencia de Estudiantes y se vieron fuertemente influidas por ellos. Abiertas a nuevos conceptos de modernidad y a las corrientes de vanguardia que provenían de Europa, fueron también las recuperadoras de la tradición popular. Silenciadas durante los años incultos e inciviles de la posguerra, hoy han alcanzado su justo lugar como agentes de cambio en la Historia de España. 

 ¿Quieres conocer más sobre ellas?, te recomendamos: este 'Imprescinbles' y Las Sinsombrero, ambos documentales de RTVE.

Vota este contenido

Indica tu puntuación del 1 al 5

Resultado:

38 votos

  • Muy interesante

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar